turismo buda

Complejo de cuevas de Ajanta, en la India

Una de las atracciones turísticas más famosas y populares de la India es el complejo de cuevas de Ajanta, que alberga a 29 antiguos templos budistas. Algunos de estos templos tienen más de 2000 años, y el complejo es considerado una obra maestra del arte budista. Se ubica en el estado indio de Maharashtra.

El primer conjunto de cuevas de Ajanta fueron talladas en roca volcánica alrededor del siglo 2 A.C. Fue el hogar de cientos de monjes budistas, que con el tiempo, convirtieron las paredes de cada cueva en obras de arte.

Durante décadas, las paredes del complejo han sido decoradas con hermosos diseños que hablan de la vida budista. La mayoría de las imágenes tienes más de 20 décadas, pero a pesar de su avanzada edad, todavía conservan la belleza y la complejidad de su ejecución.

Los monjes no siempre vivieron en el complejo de cuevas, durante varios siglos, Ajanta fue completamente abandonado y convertido en un pueblo olvidado.

No se sabe por qué, pero los monjes no se alojaron allí por mucho tiempo. Ya en el siglo séptimo, el complejo no tenía ningún habitante y fue abandonado más de mil años. Naturalmente, el tiempo y el abandono se hicieron sentir, y la mayoría de pinturas rupestres casi se borraron de sus paredes.

Ajanta fue nuevamente abierta a la vida en el siglo 19. En 1819, un grupo de soldados británicos de caza, encontró un conjunto de cuevas inusuales. ¡Mayúscula fue la sorpresa cuando estaban en su interior y se encontraron con las viejas pinturas en sus paredes!

Incluso, a pesar de que parte de las imágenes con el tiempo se fueron deteriorando, los británicos quedaron muy impresionados y pronto todo el mundo conocería Ajanta y su complejo de cuevas.

En la antigüedad, cada cueva/templo mantenía una entrada independiente desde el exterior, pero hoy todos ellos están comunicados entre sí. Las cuevas están numeradas de este a oeste. Como ya se dijo anteriormente son un total de 29, y las más hermosas están numeradas con el 1 y 2. Estas dos cuevas fueron construidas más tarde que las demás, por lo que todos sus murales se conservan en mejor estado. En ellas podremos encontrar gran cantidad de escenas de la vida de Buda y varios motivos budistas.

En el año 1983, el complejo de cuevas de Ajanta fue nombrado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Desde entonces, se ha convertido en un lugar muy popular entre los turistas, y cada año, es visitado por miles de viajeros.

Para visitar Ajanta es mejor hacerlo durante el día e intentar evitar hacerlo un fin de semana, ya que son los días en los que la afluencia de turistas es máxima. Los murales no se pueden contemplar durante mucho tiempo, la estancia máxima es de 15 minutos por cada grupo de personas que entra a una cueva. El interior es oscuro, por lo que es recomendable llevarse una linterna para admirar sus murales e imágenes.