hotel forma de vela

Hotel Burj Al Arab, en Dubai

Uno de los hoteles más lujosos del mundo es el Burj Al Arab, que se traduce como “la torre árabe”. El hotel se encuentra en Dubai, en medio del mar, en una isla artificial.

Se trata de un hotel de 7 estrellas, situado a 280 metros de la orilla en el Golfo Pérsico, en una isla artificial que se conecta con la tierra mediante un puente. Su localización específica permite que su sombra nunca llegue a la playa. Tiene una altura de 321 metros y actualmente es el tercer hotel más alto de todo el mundo, solo superado por Rose Rotana Hotel (también en Dubai con 333 metros de altura) y el Hotel Ryugyong (con 330 metros en Corea del Norte).

La construcción del hotel se inició en el año 1994 y el arquitecto jefe del proyecto fue el inglés Tom Wright. La apariencia poco común del hotel se debe a un día, en el que Wright se encontraba en un bar, con fantásticas vistas al mar, tomando una cerveza, cuando vio por la ventana un barco de vela. El inglés quiso plasmar la imagen en lo que a día de hoy es el Burj Al Arab.

Los trabajos en el hotel tuvieron una duración de 5 años en los que no se escatimó ni en tiempo ni en dinero. En el interior se utilizaron cerca de 8.000 metros cuadrados de oro de 22 kilates. La inauguración oficial tuvo lugar el 1 de Diciembre de 1999 y rápidamente se convirtió en uno de los lugares más populares entre las personas más ricas e influyentes del planeta.

Alojarse en un hotel de estas características no es apto para todos los bolsillos. El coste de una habitación por noche oscila entre los 1.500 dólares y los 28.000 dólares. Sin embargo, los que se atreven a pasar unos días aquí, recuerdan su estancia para el resto de su vida. En sus primeros años, para alojarse en una de las habitaciones del Burj Al Arab, había que reservarla con meses de antelación, pero con el inicio de la crisis económica mundial, esto ha cambiado y se puede hacer con mayor facilidad.

El Burj Al Arab no tiene habitaciones estándar, sus 202 suites de 2 pisos cada una son diferentes. La más pequeña tiene una superficie de 170 metros cuadrados y la más grande, ubicada en la parte más alta del hotel, tiene una superficie de 780 metros cuadrados. 18 son los ascensores que recorren por completo la construcción.

Cada habitación está equipada con todo lo necesario para una persona de negocios, es decir, cuentan con un ordenador portátil, copiadora, fax… aunque, probablemente, lo más destacado son sus magníficas vistas al mar a través de los grandes ventanales.

El edificio tiene un total de 9 restaurantes, entre los que destacan el “Al Muntaha” situado en una plataforma voladiza a 200 metros de altura, y el “Al Mahara”, situado bajo el mar y que ofrece las mejores vistas submarinas. En la azotea se encuentra un helipuerto.