Nueva York, la ciudad de los rascacielos

Cuando hablamos de Nueva York, lo primero que nos viene a la mente son sus innumerables rascacielos y los taxis amarillos, pero esta ciudad es algo más que eso.
El Central Park, es el pulmón de Nueva York con unas dimensiones de 4.000×800 metros, el más visitado de Estados Unidos. Aquí, los neoyorquinos pasan las horas leyendo un libro, paseando, o incluso haciendo un pequeño picnic con sus parejas.  Es sin lugar a dudas un lugar perfecto para poder respirar aire limpio y ver algo de naturaleza en una ciudad con tanto tráfico.
Una de las experiencias más inolvidables, es dar un paseo en helicóptero. A vista de pájaro llegas a ver la Estatua de la Libertad, y el Empire State Building, entre otras cosas. Es una experiencia única que merece la pena hacer aunque no se tenga mucho presupuesto, porque ¿cuántas veces vas a ver Nueva York?
Como dato curioso decir que antes, este viaje en helicóptero se hacía por la ciudad, esquivando los rascacielos, igual que en una película de persecuciones, pero tras lo ocurrido el 11 de Septiembre de 2001, este recorrido se modificó y el viaje solamente se realiza por las afueras de la ciudad.