Puente Golden Gate, el emblema de San Francisco

El puente Golden Gate es el puente colgante más famoso de San Francisco, y une San Francisco por el norte con el Sur de Marin. Su nombre procede del estrecho sobre el que está construído, que también se llama “Golden Gate” y que a su vez debe su nombre al estrecho de Constantinopla, al que igualmente se le llamaba Golden Gate (Puerta Dorada) ya que comunicaba Asia con Europa.

Fue construído entre 1933 y 1937 constituyendo la mayor obra de ingeniería de la época. Está suspendido a 227 metros de altura y cuenta con una longitud de 1280 metros. Tiene una calzada de 6 carriles (3 en cada dirección) para el tráfico de automóviles y carriles protegidos para el tráfico de bicicletas y peatones. Es uno de los símbolos de San Francisco y es común verlo en series o películas norteamericanas.

Es uno de los grandes atractivos de San Francisco, pues además de ser el símbolo de la ciudad es una construcción realmente impresionante que fascina a todos los turistas y cuenta con unas vistas espectaculares de la bahía de San Francisco.

Por desgracia, es también un lugar muy popular de suicidio, por lo que no es extraño ver a gente paseando por el puente y, al mismo tiempo, alguien fuera de los límites de seguridad, al borde del puente, dudando entre saltar o no.