Ruinas de Ta Prohm, en Angkor

Ta Prohm es el nombre moderno de un templo situado en Angkor (Camboya), construido en estilo Bayon entre los años 1181 y 1220 y originalmente llamado Rajavihara (Monasterio real).

Se ubica aproximadamente a un kilómetro al este de Angkor Thon y fue mandado levantar por el rey Jayavarman VII en honor a su madre, como monasterio budista y escuela.

A diferencia de la mayoría de templos de Angkor, Ta Prohm está casi en las mismas condiciones en las que fue encontrado por los exploradores. La combinación de luz, unida con los grandes árboles que crecen en el exterior de las ruinas han convertido este lugar en uno de los destinos turísticos más bonitos y populares para los viajeros de todo el mundo.

Mediante las distintas inscripciones del templo se pudo conocer que en él, se albergaban al menos 12.640 personas. También se supo que más de 66.000 agricultores producían más de 2.500 toneladas de arroz al año para alimentar a la multitud de sacerdotes, bailarines y trabajadores del templo. Ta Prohm es uno de los mayores complejos de Angkor.

El lado norte de Ta Prohm está ricamente decorado con diversos relieves magistralmente realizados. La mayoría de estas imágenes pertenecen a temas budistas o escenas de la población en aquellos años. Es importante mencionar la presencia de un arroyo en Ta Prohm, cuya intención era la de drenar agua bendita que se utilizaba en los momentos de sacrificios.

Casi todos los árboles que encontramos junto a las estructuras de Ta Prohm tienen sus grandes raíces entrelazadas, lo que hace que sea muy fotogénico. Los troncos se enroscan por las columnas y sus ramas forman una especie de techo sobre los edificios del templo. Las estatuas de piedra de dioses antiguos se mezclan con las lianas y raíces formando una imagen digna de admirar. Edificios y vegetación parecen ser un único cuerpo.

El templo fue decorado con piedras preciosas y su interior es simplemente increíble por su lujo. Dentro del templo se encontraron 500 kilos de oro en forma de platos, más de 40.000 perlas además de miles de piedras preciosas, camas de seda y parasoles.

Tras una de las apariciones más famosas de este espléndido templo, en la película “Lara Croft: Tomb Raider”, los camboyanos pasaron a denominarlo como “El templo de Angelina Jolie”, en honor a la estrella de Hollywood.