Tepuy

En la parte sur-oriental de Venezuela se encuentran algunos de los lugares más impresionantes del planeta. Aislados, rodeados de la sabana y de la selva escondida, a salvo de las miradas de la gente, podremos encontrar zonas con una flora y fauna únicas. De la zona que hablamos hoy es conocida como “Tepuy”, que recibió el mismo nombre de la tribu indígena que vivió aquí.

Lo más característico de Tepuy son sus extraños acantilados que se elevan hasta una altura de 1,5 a 2 kilómetros y cuentan con una parte superior completamente plana. Los investigadores descubrieron que antiguamente se trataba de una meseta única, pero con el tiempo, la erosión la fue destruyendo, dejando lugar a varias formaciones rocosas.

Tepuy se convirtió en fuente de inspiración para Arthur Conan Doyle en su libro “El Mundo Perdido”. En 1912, el escritor había leído informes sobre las montañas de América del Sur y quedó tan impresionado que se sentó a escribir una nueva novela. En ella se imaginó que en sus cimas habitaban enormes dinosaurios.