palacio minos cnosos

Visitar Cnosos, la ciudad del Laberinto de “Teseo y el Minotauro”

En el mundo existen lugares que vale la pena visitar por sus mágicas historias y arcaicas arquitecturas, además del gran misterio que las envuelve, tal es el caso de la ciudad de Cnosos, donde tuvo lugar la historia de Teseo y el Minotauro, en lo que supone una de las leyendas más importantes de Grecia.

Quienes se animen a visitar las antiguas ruinas del Palacio de Minos en la ciudad de Cnosos podrán acercarse a través de una senda amurallada que les brindará acceso a la entrada norte, la cual proviene del mar, y desde donde podrá ser apreciado desde donde debió haberlo visto Teseo.

Una vez que se ingresa a este lugar, seremos maravillados por un enorme retrato en relieves donde está representado un enorme toro que lucha fervientemente contra un grupo de raptores en un campo de olivos. Detrás de éste toro es donde podremos ver la extensión de un verdadero y enorme laberinto, que contaba con 1.500 salas, las cuales estaban repartidas por un conjunto de estrechísimos pasillos con el fin de desconcertar a quienes no pertenecían o conocían verdaderamente el lugar.

Lo cierto es que los palacios cretenses eran siempre construidos sobre las ruinas del anterior cuando éste era derribado por un terremoto, por ejemplo. Aunque la erupción volcánica que ocurrió en las cercanías de la Isla de Santorín evito la reconstrucción de ésta ciudad, y permaneció escondida hasta que Minos, un arqueólogo griego, comenzase a excavar en la zona durante el año 1878.

Para hacernos una idea de lo maravillosa de ésta ciudad, y del gran conocimiento que tenían sus pobladores para la época, es importante mencionar que aún permanecen en pie tres tuberías confeccionadas en arcilla y que fueron encastradas de tal forma que van estrechándose gradualmente para disminuir el flujo del agua, en lo que representa un claro conocimiento de hidrodinámica.

Como curiosidad, podrás descubrir una serie de retratos donde están descrito gráficamente el que sería el deporte favorito en ésta ciudad, el cual consistía en sujetar a un toro por sus cuernos y saltar sobre él tomando impulso.

De esta forma queda sumamente claro que éstos animales tenían una estrecha vinculación con la ciudad, por lo que la leyenda cobra un aire de misterio y magia que te permitirá a ti y a tus acompañantes comenzar a hacer volar la imaginación y recorrer los distintos caminos de ésta historia, en lo que supone toda una verdadera aventura para los amantes de la historia y el misterio.