Visitar la cueva de Waitomo: disfruta su “cielo luminoso”

cataratas

Si buscamos lugares exóticos para ir de vacaciones, o bien para plantearnos conocer en algún momento de nuestras vidas, puede que las cuevas de Waitomo cautiven nuestra atención. Imaginemos recorrer 250 metros en canoa o bote sobre las aguas de esta espléndida cueva, pero lo impresionante del asunto será mirar el techo y ver una especie de vía láctea al alcance de nuestra mano.

Lo que ocurre en éstas cuevas, pese a lo hermoso del efecto, es que habitan gusanos que brillan enormemente en la oscuridad, al punto de simular un cielo estrellado más próximo y resplandeciente de lo que podamos llegar a imaginar, la cueva de Waitomo se encuentran ubicadas en Nueva Zelanda, y son un gran atractivo turístico desde el siglo XX.

Además, una vez que hemos recorrido semejante paisaje, en las visitas guiadas, se lleva a los turistas a un nivel superior que ellos mismos denominan como “La catedral“, donde se produce un efecto acústico único, producido por la forma de la cueva, y por los 18 metros de altura con que cuenta esta sección de Waitomo.

Sin dudas estamos ante todo un espectáculo que nos otorga la naturaleza, y que sería un magnifico regalo poder disfrutar alguna vez en nuestras vidas. Más allá de que este efecto sea producido por una larva y quizá algunos les tengan pudor a los insectos, deben reconocer que en esta ocasión, producen algo bello y único, digno de elogio. ¿No lo creen?